Libertador Noticias

Home Sociedad Fatiga y niebla mental: por qué el “long Covid” nos saca la energía
Fatiga y niebla mental: por qué el “long Covid” nos saca la energía
  • Compartir
  • 76

Fatiga y niebla mental: por qué el “long Covid” nos saca la energía

  • - 2022-02-01 - Modificado el 2022-02-01

La ciencia aún tiene muchas dudas sobre los efectos tardíos de la enfermedad, que suelen afectar a las personas más jóvenes. La clave parece estar en la genética.

Un escritor que, cinco meses después del alta epidemiológica por Covid, presenta dificultades cognitivas como problemas para encontrar las palabras adecuadas, demoras para terminar sus artículos y hasta cambios en su estilo literario.

Con este tipo de casos suele encontrarse el neurólogo y neuropsiquiatra Gustavo Martín Petracca. Él dirige el equipo médico del Instituto de Neurociencias de Buenos Aires (INEBA), encargado -entre otras especialidades- del seguimiento de pacientes que atravesaron cuadros de coronavirus.

Al igual que Marta Cohen, reconocida patóloga y pediatra residente en el Reino Unido que se convirtió en una divulgadora de la pandemia, conversó sobre el llamado long Covid o "Covid prolongado", que experimentan millones de personas con PCR negativos, secuelas variadas y muchas preguntas.


Del Covid al trabajo, del Long Covid a la casa

Cohen explica a este diario que aún no hay un consenso absoluto en torno a qué genera esta persistencia de sintomatología asociada al virus.


"Parecería ser por una disfunción inmune y que tiene que ver con la genética", argumenta.


La doctora busca concientizar sobre el tema. Recientemente, realizó un curso de la Royal Society of Medicine, donde el foco estuvo en la necesidad de una rehabilitación multidisciplinaria de los pacientes, aunque tampoco existe claridad sobre los tratamientos.


Una de las características del Covid prolongado es que, mientras la respiración anormal, las diarreas o el bajo oxígeno pueden verse en estudios clínicos, hay otros indicios difíciles de detectar vía análisis. Es el caso de la anosmia, la debilidad muscular o el deterioro cognitivo.


La médica puntualiza que "el Covid persistente no tiene que ver necesariamente con el desarrollo del Covid como enfermedad".


Y agrega: "Los más afectados por el long Covid -al contrario de las tasas de mortalidad- son las personas jóvenes, de 20 a 42 años. En otras palabras, la fuerza laboral". Entre los niños, por suerte, su incidencia no es tan fuerte, ni frecuente.


Esto introduce uno de los problemas más acuciantes para los gobiernos: el impacto sobre el mundo del trabajo y la economía de conjunto.


¿Cómo deben acompañar las empresas y los Estados a los que sufren estos síntomas (por ejemplo, en lo relativo a la readaptación, las licencias y el salario)?


A algunos se les recomienda la modalidad de home office e incluso una reducción horaria, al menos por un período.


Muchos afectados alegan no sentirse contenidos en el trabajo y hasta discriminados. Esto entraría en el ámbito de lo que se conocé en inglés como Occupational health and safety (en castellano, "Seguridad y salud laboral") .


"Hay casos en los que la recuperación incluye una terapia psicológica y vocacional, ya que los pacientes no pueden continuar con sus antiguas tareas", advierte la experta.




TE PUEDE INTERESAR