Libertador Noticias

Home Sociedad Por los extranjeros que cruzan a hacer compras, hay demoras y peleas en los puentes desde Brasil y Paraguay
Por los extranjeros que cruzan a hacer compras, hay demoras y peleas en los puentes desde Brasil y Paraguay
  • Compartir
  • 66

Por los extranjeros que cruzan a hacer compras, hay demoras y peleas en los puentes desde Brasil y Paraguay

  • - 2022-03-04 - Modificado el 2022-03-04

En los cruces entre Posadas y Encarnación, y también en Iguazú, a diario hay peleas a trompadas, vidrios rotos y autos abollados. Hay esperas de hasta seis horas de cola.


Las interminables filas de vehículos en el puente internacional “San Roque González de Santa Cruz” se volvieron una constante desde la reapertura de las frontera, el año pasado. La devaluación del peso argentino convirtió a Posadas en la meca de los consumidores paraguayos que llegan para abastecerse en supermercados, llenar los tanques de combustible y también disfrutar de la gastronomía.


La congestión en el ingreso al país es de tal magnitud que se puede demorar hasta seis horas en trasponer el límite internacional, situación que altera los ánimos. En las últimas semanas se registraron escenas de peleas entre conductores que buscan la forma de adelantarse en la interminable fila; y otras de violencia que terminaron con vidrios rotos y vehículos abollados ante la pasividad de Gendarmería Nacional, responsable de la seguridad en el Puente.


La mal llamada viveza criolla llegó también al paso internacional Posadas-Encarnación. Algunos conductores paraguayos generan espacios en la fila y avisan a conocidos, familiares o amigos para que avancen en contramano y se ubiquen allí, acortando de esta manera la espera. Esa maniobra es la que más enojo y peleas genera a diario.


La necesidad de acelerar el ingreso al puente “San Roque González de Santa Cruz” también derivó en una especie de “fila VIP” que cuenta con la complicidad de la Marina de Paraguay, responsable de la seguridad en el Centro de Frontera de Encarnación, y la Policía Municipal de Tránsito. Los conductores deben abonar entre 4.000 y 12.000 pesos para ingresar por una calle lateral y así evitar la primera fila, que se arma en el circuito comercial de la ciudad paraguaya, antes de ingresar al puente. El ofrecimiento se hace extensivo a los pocos argentinos que arriban a Paraguay para visitar familiares o reponer neumáticos, uno de los pocos rubros donde la diferencia todavía es notoria.


La fuerte devaluación del peso hizo que las asimetrías fronterizas ahora beneficien a la Argentina en cuanto a atracción de consumidores. Algunos paraguayos buscan ahorrar en los supermercados y mayoristas de Posadas, pero la mayoría se dedica al contrabando hormiga de productos alimenticios y limpieza. Otros llegan con tanques de combustible modificados para poder duplicar la carga de naftas que del otro lado del río Paraná tienen un costo superior a los 240 pesos por litro.


En los últimos días, varios automovilistas que intentaron adelantarse en la extensa fila terminaron con los parabrisas o vidrios laterales destrozados a hondazos. Las peleas a puñetazos ocurren casi a diario y por ahora sólo dejaron como saldo algún que otro hematoma o la ropa destrozada, pero algunas personas dijeron que no son pocos los conductores que llevan en sus baúles barras metálicas y cuchillos para defenderse de los ataques.


Un “pasero” de combustible puede hacer una diferencia de hasta 6.000 pesos diarios si realiza tres viajes en el día. Ese monto duplica lo que ganaría en un trabajo formal en el sector comercial. Eso, en cierta forma, explica la cantidad de encarnacenos que diariamente soportan largas horas en sus vehículos para poder entrar a la Argentina.


Pero la larga fila de vehículos no es exclusividad del puente que vincula a Posadas con Encarnación. En Puerto Iguazú ocurre algo similar, en el puente “Tancredo Neves”, que une esa ciudad con Foz de Iguazú. A diario no son pocos los brasileños que deben esperar pacientemente para arribar al centro de frontera argentino. En ese lugar un agente de Migraciones fue arrollado por un automovilista brasileño. Sobre el incidente existen dos versiones: que el hombre reaccionó en forma violenta cuando le impidieron el ingreso a la Argentina por no tener la documentación en regla; y la otra es que el conductor estaba totalmente fuera de sí por el tiempo que demoró en arribar al control migratorio.


Pero no sólo de compradores se trata. Foz de Iguazú recibe a diario decenas de vuelos con turistas extranjeros que muchas veces optan por no cruzar a Argentina para evitar las largas esperas.


El coordinador de Centros de Frontera Mesopotamia Norte, de la Dirección Nacional de Asuntos Técnicos de Fronteras, Héctor Careaga, aseguró que las demoras se deben a la falta de personal. “Queremos tener dos carriles más pero no se incrementará en gran medida la velocidad de control”, admitió el funcionario. Y sostuvo que muchas veces deben limitar la atención porque Aduanas tampoco cuenta con agentes suficientes para atender todos los carriles de ingreso al país.



TE PUEDE INTERESAR