Libertador Noticias

Home Sociedad A quién le importa el resultado de las Pruebas Aprender
A quién le importa el resultado de las Pruebas Aprender
  • Compartir
  • 47

A quién le importa el resultado de las Pruebas Aprender

  • - 2022-06-21 - Modificado el 2022-06-21

Educación.- Siete de cada diez alumnos de bajos recursos, en sexto grado, no puede comprender un texto adaptado a su edad.


Mientras la dupla presidencial no deja de tirarse piedras desde trincheras aplaudidoras, las Pruebas Aprender acaban de revelar que 7 de cada 10 alumnos argentinos de bajos recursos, en sexto grado, no comprenden textos adaptados a su edad.


Como en el cuento del huevo y la gallina, con los dirigentes argentinos el deterioro social no ha parado de crecer y esas expresiones políticas son, al mismo tiempo, el reflejo de la debacle.


La política educativa viene condicionando el futuro de las nuevas generaciones argentinas en un tobogán cada vez más peligroso. Al ya debilitado sistema escolar se le ha sumado la "corazonada" de un Presidente que en 2021 consideró que por la pandemia los chicos debían seguir fuera de las aulas, pese a que sus ministros clave opinaban lo contrario.


Algunas decisiones administrativas provinciales que permiten pasar de año a los alumnos prácticamente sin exigencia alguna son parte del mismo drama. El Estado no ha podido brindar los contenidos básicos y en consecuencia parece no tener más alternativa que admitir el fracaso: que los chicos pasen al año siguiente, aunque la hipoteca educativa crezca como la deuda externa.


El Estado quebrado no deja de mostrar ineptitud, negligencia y a veces complicidad, tanto en este escenario educativo como en otros escenarios donde su obligación es dar garantías: seguridad y salud. La crónica cotidiana hace de la inseguridad una "Prueba Aprender" por día. En salud, el sistema empieza a mostrar síntomas de agotamiento tras la pandemia.


Es un Estado, al cabo, que no enseña ni cuida. Aquellos verbos que el caudillo radical de la primavera democrática utilizó como leit motiv de un horizonte próspero hoy se desintegran en la impotencia de cada postal callejera.


No es algo reciente, pero el déficit se evidencia cada vez mayor. La única razón para celebrar es que los datos siguen estando aquí para mostrar lo que hay que mostrar. Eso, siempre, dará una nueva oportunidad para que alguien con una dosis de sensatez intente modificar este rumbo hoy condenado.



TE PUEDE INTERESAR