Libertador Noticias

Home Sociedad Bombera murió tras denunciar por abuso a exfuncionario
Bombera murió tras denunciar por abuso a exfuncionario
  • Compartir
  • 76

Bombera murió tras denunciar por abuso a exfuncionario

Triste relato de la mamá.- Se quitó la vida el pasado viernes. La familia pedirá agravar la imputación del exdirector de Defensa Civil de Córdoba, acusado de abuso sexual con acceso carnal. “Me pidió que la dejáramos, estaba rota en mil pedazos”, dijo su mamá.


Luana Ludueña tenía 26 años. En noviembre denunció por violación a Diego Concha. Dos meses después, se quitó la vida. El exdirector de Defensa Civil está preso acusado por abuso sexual con acceso carnal calificado por haberlo cometido en ocasión de sus funciones y en un contexto de violencia de género.


Tras el lamentable desenlace, habló Cristina, la mamá de Luana. Expresó su profundo dolor y prometió seguir hasta las últimas consecuencias: “Quiero que se pudra en la cárcel, a mi hija no me la devuelven más. Mi alma está rota en mil pedazos, pero ella me da fuerzas. No tengo miedo”.


Luana, que era bombera voluntaria, ya había intentado quitarse la vida tras la violación. “Le arruinó la vida”, apuntó con el exfuncionario. “No tenía más vida después que la abusara. Después de la denuncia y su intento de suicidio por ese motivo, fue un calvario su vida”, detalló la mamá. 


Además, relató que un bombero la estaba hostigando: “Es amigo de los hijos de Diego Concha y del entorno que también trabaja en el ETAC”. “Lo denunció el 10 de enero. En dos oportunidades se presentó en la clínica donde estaba internada y en el trabajo, ella trabajaba en el Orfeo. Lo sacaron con la Policía”, denunció y hasta confirmó que rondaba por la casa.


Cristina insistió en Arriba Córdoba, en que su hijo vivía con mucho dolor y que tenía miedo pese a tener un botón antipánico y saber que Diego Concha estaba preso.


“Me pidió que la dejáramos ir porque estaba sufriendo mucho, no podía seguir. Estaba cansada de fingir que estaba bien, por dentro estaba rota en mil pedazos”, lamentó con la voz entrecortada. “No tenía consuelo”, sentenció.



TE PUEDE INTERESAR