Libertador Noticias

Home Policiales La pesadilla interminable de los hijos de Nora Dalmasso
La pesadilla interminable de los hijos de Nora Dalmasso
  • Compartir
  • 77

La pesadilla interminable de los hijos de Nora Dalmasso

  • - 2022-03-21 - Modificado el 2022-03-21

Facundo y Valentina Macarrón sufrieron el asesinato de su madre. Ahora defienden a su papá, juzgado como instigador del crimen.

El día que mataron a Nora Dalmasso, él estaba en la ciudad de Córdoba, a 220 kilómetros de Río Cuarto. Ella se encontraba en Chicago, Estados Unidos, a doce horas de avión de la casa de sus padres. Facundo (34) y María Valentina Macarrón (31), quince años y tres meses del crimen, continúan alejados de Río Cuarto. Ella vive en Mendoza, donde administra su local de comida para celíacos. Es licenciada en nutrición y mamá de un bebé de diez meses. Él trabaja de diplomático en Bruselas, Bélgica. Es abogado.

Pero la última semana debieron regresar a la ciudad y al doloroso recuerdo que les cambió la vida y los sumergió en una pesadilla interminable.

Tres jueces y ocho jurados los escucharon atentamente, en el marco del juicio que busca determinar si Marcelo Macarrón (62), padre de ambos, y viudo de Nora, es culpable o inocente de "homicidio agravado por el vínculo, por alevosía y por precio o promesa remuneratoria", un delito penado con prisión perpetua.

El día que mataron a Nora (51), Facundo tenía 19 años. Y Valentina, 15.

La foto familiar, con el matrimonio y sus dos hijos.


"Las cosas que se dijeron en los medios fueron terribles; no estábamos preparados para vivir lo que pasamos. Éramos adolescentes. Fue un gran ejemplo de violencia de género contra mi mamá. Se metieron en la intimidad. No había la consciencia que por ahí existe hoy", relató Facundo, que declaró después de su hermana.

Y siguió: "Hasta hubo cierta politización. El caso se politizó en un momento, después de la conferencia que dimos, en 2006. De nosotros cuatro, la única que había militado fue mi mamá. Militó en el alfonsinismo-radicalismo".  

Facundo está en pareja. También lo estaba el día que asesinaron a su madre. La diferencia es que en aquel entonces no se había asumido como homosexual. Afirmó que "había orden para detenerlo por ser gay", refiriéndose a su imputación. Fue en 2007, por una hipótesis del fiscal Javier Di Santo.

Marcelo Macarrón declaró en la segunda jornada del juicio.


"Quisieron meterse en mi intimidad para justificar un crimen. Me querían preso por gay. Con mi pareja padecimos violencia institucional: él sufrió aprietes mientras me investigaban. Lo encerraron doce horas y lo amenazaron diciéndole que si no decía la verdad íbamos a terminar presos los dos. Destruyeron mi juventud. Quería ir a congresos internacionales, por mis estudios, y no me dejaban salir del país", dijo, quebrado anímicamente.

A Nora la mataron en la habitación de Valentina. O al menos, su cuerpo apareció en ese ambiente, apoyado sobre la cama individual, de la chica. La casa estaba en refacción; más que nada la habitación matrimonial. Iban a agrandarla y a construir un balcón. Por eso, Nora dormía en la de Valentina y Marcelo en la de Facundo.

Pero Marcelo, el viernes 24 de noviembre, viajó a Punta del Este, a disputar un torneo de golf. "¿Por qué no te vas a pasar el fin de semana con tu mamá al campo?", le sugirió antes de irse. Pero Nora se negó. A pesar de que una de las refacciones para el fin de semana sería el hidrolaqueado de pisos, y se recomienda esperar varias horas por el secado.  

Facundo Macarrón apuntó contra "El Francés" Rohrer.


Facundo también le propuso un plan: visitarla el jueves y quedarse el fin de semana. Se encontraba en Córdoba, donde cursaba Derecho. Nora se volvió a negar. "El viernes tengo un programa con amigas", fue el argumento. Su hijo, durante su declaración, recordó que notó las pocas ganas de su mamá para recibirlo; como si tuviera una reunión importante que no quería suspender. De hecho, su propuesta fue que viajara el siguiente fin de semana.

"Nos destrozaron la vida. Porque no fue solo su muerte. Fue la impunidad que lleva quince años, el hecho de que siempre se haya incriminado a la familia y todo lo que se publicó", contó Valentina, llorando. Como pudo, continuó: "Difundieron la foto de su cadáver, dijeron que tenía un montón de amantes y hasta hicieron remeras. Para nosotros fue terrible". Hablaba de las que decían "Yo no estuve con Norita", popularizadas en Río Cuarto.

Ambos hermanos coincidieron en señalar a Miguel "El Francés" Rohrer (65), un empresario y amigo de la familia. "Con los años entendí que aquella noche de viernes mi mamá podría haberse encontrado con él", declaró Facundo. Que además narró lo que le contó una amiga de su mamá, llamada Margarita. La conclusión de la mujer es que Nora, el viernes a la noche en cuestión, habría recibido mensajes de texto de Guillermo Albarracín, amante suyo, y que Rohrer los habría leído, y la habría atacado y matado "por lo loco que era".


Valentina Macarrón, en su declaración.


Durante las indagatorias aseguraron haberse enterado que "El Francés" estuvo el viernes a la noche comiendo un asado en la casa de su mano derecho, Ricardo Araujo, que era vecino de los Dalmasso. "Hay testigos de eso", juró Facundo. En la audiencia del jueves (el miércoles declararon los hermanos), la secretaria del Tribunal leyó la anteúltima declaración de Facundo. Es de marzo de 2016. Allí hay más detalles sobre Rohrer.

"Llegué a verlos abrazados de manera íntima, con dos copas de champagne. En mi casa. Estaba obsesionado con mi mamá", aseguró el hijo menor de la pareja. "Yo tenía 15 años. Mi padre es ingenuo con respecto a las personas con las que se relaciona. No sé si no notó todo eso o si no lo quería ver", añadió.


"El Francés"

Rohrer era amigo de Marcelo Macarrón y fue el encargado de recibir a Valentina el lunes que aterrizó en el aeropuerto de Ezeiza. El cuerpo de Nora había sido encontrado 24 horas antes, el 26 de noviembre de 2006.

"Me sorprendió que me haya ido a esperar. No era un tío o alguien cercano", confesó ella. Y recordó el día que se reencontró con él. Fue de casualidad. Nueve años después del crimen de Nora, coincidieron en el sector de quinchos del country Villa Golf Club. Los Dalmasso-Macarrón estaban por el cumpleaños de 50 de una familiar. "El Francés", acompañado por su mujer, habría llegado por equivocación. Buscaba otro evento.
Miguel "El Francés" Rohrer, de remera blanca, en Islas Vírgenes, adonde había invitado al matrimonio Marcelo Macarrón-Nora Dalmasso en 2003.

Valentina detalla que apenas los vio, Rohrer gritó: "¿Qué hacen los Macarrón acá?". No bien ocurrió el crimen de Nora, se mudó a Buenos Aires. También vendió su casa, vecina al barrio Villa Golf. "Estaba drogado o borracho y nos increpó. Solo de verlo sufrí una crisis, un ataque de nervios. Era muy prepotente, violento. Con la mirada incomodaba a mi mamá, la acosaba", dijo Valentina, a dos metros de su padre, que lloraba como ella.

"En su momento se buscó condenar al más vulnerable", agregó Facundo. Se refirió a Gastón Zárate, conocido como "El Perejil". Era el pintor que trabajaba en la casa, y por el que cientos de vecinos de Río Cuarto salieron a marchar hasta que la Justicia decidió liberarlo. "Después vinieron por mí, ahora por mi papá. Nos terminaron de quebrar. ¿Pero cuándo van a ir por Rohrer?", preguntó.









TE PUEDE INTERESAR