Libertador Noticias

Home Sociedad La oposición rechazó cualquier intento del Gobierno de regular las redes sociales: “Es inaceptable e inconstitucional”
La oposición rechazó cualquier intento del Gobierno de regular las redes sociales: “Es inaceptable e inconstitucional”
  • Compartir
  • 56

La oposición rechazó cualquier intento del Gobierno de regular las redes sociales: “Es inaceptable e inconstitucional”

Los principales líderes de Juntos por el Cambio cuestionaron la iniciativa que anunció Gustavo Beliz para que las redes sociales “dejen de intoxicar el espíritu de nuestra democracia”. “Aunque lo disfracen, es autoritarismo puro y duro”, dijeron.


Los principales líderes de Juntos por el Cambio salieron este martes a rechazar cualquier intento del gobierno nacional de limitar o regular el uso de las redes sociales, tras el anuncio que hizo el secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia, Gustavo Beliz, de impulsar un “pacto” para evitar que esas plataformas “dejen de intoxicar el espíritu de nuestra democracia”.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, dirigentes de primera línea del radicalismo y la Coalición Cívica -el partido de Elisa Carrió- coincidieron en señalar que la iniciativa difundida por el funcionario nacional podría implicar un riesgo para la libertad de expresión y la limitación de derechos constitucionales básicos.


“La mejor manera de no intoxicar el espíritu de nuestra democracia es respetando la libertad de expresión y de opinión. Meterse a controlar las expresiones en las redes sociales es inaceptable e inconstitucional”, aseguró Larreta y agregó que “cualquier límite a la libertad de expresión es un intento de erosión de nuestra democracia y nos oponemos absolutamente”.

Esa manifestación recibió, de parte de la portavoz del Gobierno, Gabriela Cerruti, una dura réplica: “Lo que erosiona la democracia es que un jefe de gobierno instale noticias falsas. El debate sobre el buen uso por parte de los ciudadanos de las redes sociales para no generar odio o bullying o ansiedad es eje de las prácticas republicanas en el mundo”.


Durante una entrevista televisiva, Bullrich protestó: “La verdad siempre se les ocurre lo mismo, censura, censura, censura. Basta de censura. Las redes sociales hoy son el mejor mecanismo democrático. Hoy la guerra en Ucrania no sería como es si no fuera por las redes sociales. Qué quieren silenciar. Quieren silenciar la verdad y la verdad no se silencia”.

En el radicalismo también rechazaron la medida de regular las redes sociales. En su cuenta de Twitter, Mario Negri lanzó: “Podrán disfrazarlo como quieran, pero intentar regular/ controlar las redes sociales además de inconstitucional es autoritarismo puro y duro. La democracia exige libertad. Si no no es verdadera democracia”.

“El Frente de Todos está desesperado. Vino por la impunidad y se agota el tiempo. Ahora viene, invocando el bien común, por la libertad de expresión en las redes sociales. Fueron los autores de la Secretaría de Pensamiento Único. Lo verdaderamente tóxico en una democracia es el autoritarismo”, dijo Pablo Lanusse, ex secretario Justicia de la Nación.


“La falta de respeto a la libertad de expresión por parte del Frente de Todos no me sorprende, me preocupa. Su fijación contra la opinión distinta siempre bordea la censura. Intoxicar la democracia es bastardear las instituciones y violar la Constitución donde el kirchnerismo puede dar cátedra”, expresó Alfredo Cornejo.


Desde la Coalición Cívica, el presidente Maximiliano Ferraro alertó que “nada más tóxico para la democracia que restringir la libertad de expresión y la pluralidad de voces”. “El espíritu de nuestra democracia se desintoxica con más libertad y más información, no con reglamentaciones peligrosas y censura”, agregó Juan Manuel López del mismo espacio.


La Fundación LED (Libertad de Expresión + Democracia) manifestó su preocupación por el anuncio y recordaron que “todo intento de regulación sobre contenidos o control del funcionamiento de las redes sociales implica lesionar y poner en riesgo los derechos que la Constitución Nacional garantiza”.

Además, señalaron que la medida #encuentra su freno en las garantías al ejercicio de ese derecho que contempla el art.14 de la Constitución Nacional, careciendo por ello el Poder Ejecutivo de facultades para regular los contenidos que atraviesan las redes de Internet”.

José Luis Espert agregó: “Fachos malditos. Odian la libertad, detestan que el ser humano sea libre. No les basta matarnos de hambre. Además nos quieren sin libertad. Twitter es una cloaca, IG es Alicia en el País de las Maravillas y FB algo intermedio. Y está todo bien que sea así. Let it be”.


“¿Quieren que les pase mi contraseña de Twitter? Su problema no es con las redes, es con la verdad. Vienen por nuestra libertad de expresión porque no la pueden comprar. Es peligrosísimo y vamos a luchar contra este atropello”, ironizó el liberal Ricardo López Murphy.


En el radicalismo también rechazaron la medida de regular las redes sociales. En su cuenta de Twitter, Mario Negri lanzó: “Podrán disfrazarlo como quieran, pero intentar regular/ controlar las redes sociales además de inconstitucional es autoritarismo puro y duro. La democracia exige libertad. Si no no es verdadera democracia”.

Entre los referentes del PRO, la legisladora Silvia Lospennato resaltó que “las redes sociales democratizan el acceso a un derecho humano básico: la libertad de expresión. El activismo digital es una nueva forma de participación ciudadana en los asuntos públicos. Regular es querer controlar la opinión. Más antidemocrático no se consigue”.


En esa misma línea, Emilio Monzó resaltó que “el Gobierno tiene que dejar de estar pendiente de las redes sociales y de su interna, y plantear soluciones urgentes a la suba de precios y la inseguridad. Es ahí donde tenemos que generar debates y consensos. Manejar el relato no soluciona los problemas reales de los argentinos”.

“Por una cuestión de principios corresponde rechazar todo proyecto que quiere regular el uso de las redes sociales, más cuando el objetivo sería evitar que circulen contenidos que intoxican a la democracia. ¿Quién decide que cosa intoxica y que cosa no?”, preguntó el legislador porteño de izquierda, Gabriel Solano.


Además, el diputado nacional Alejandro Finocchiaro presentó un Proyecto de Declaración expresando “el más enérgico repudio y profunda preocupación por los dichos del Secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia de la Nación Argentina”.

“Otro atropello autoritario: el Gobierno cree que las redes nos intoxican. Nosotros, al contrario, consideramos que son la garantía de la libertad de expresión, un derecho anterior a la democracia”, enfatizó el autor del proyecto.


El diputado bonaerense Alex Campbell agregó: “Lo que intoxica el espíritu de la democracia es que el Gobierno esté siempre avasallando las libertades individuales de los argentinos. Silenciar voces, esconder la realidad e intentar controlar las redes sociales debe ser considerado un ataque a la libertad de expresión”.

Miguel Ángel Pichetto, auditor General de la Nación y líder de Peronismo Republicano, denunció que Béliz quiere “intervenir sobre las libertades en las redes. Sólo países como Cuba Venezuela, Nicaragua, China y Rusia controla las redes. La libertad de expresión se da de manera extraordinaria en las redes y este Gobierno la quiere controlar. Este Gobierno es extraordinario”.


TE PUEDE INTERESAR