Libertador Noticias

Home Internacional Rusia obligará desde mañana a pagar en rublos su gas y Europa teme por el suministro
Rusia obligará desde mañana a pagar en rublos su gas y Europa teme por el suministro
  • Compartir
  • 79

Rusia obligará desde mañana a pagar en rublos su gas y Europa teme por el suministro

"No vamos a hacer beneficencia. Si no hay pagos, se suspenden los contratos", enfatizó el presidente Putin.

Rusia anunció hoy que todos los miembros de la Unión Europea (UE) deberán tener cuentas en rublos desde mañana para comprar gas ruso, pero los países del bloque insistieron que seguirán pagando en euros o dólares como "está escrito en los contratos", lo que genera incertidumbre por la provisión del suministro, uno de los temas más sensibles de las relaciones cada vez más tensas por la guerra en Ucrania.

El presidente ruso, Vladimir Putin. informó que desde el 1 de abril los países "hostiles” deberán tener cuentas en la moneda nacional de Rusia para adquirir gas, ratificando una medida que ya había informado previamente como forma de contrarrestar las sanciones económicas impuestas por las potencias occidentales.

"Deberán abrir cuentas en rublos en bancos rusos. Los pagos del gas que se entregará desde mañana, 1 de abril, se harán desde esas cuentas", afirmó Putin en una reunión gubernamental.


Sin esa condición, "se suspenderán los contratos existentes", advirtió el mandatario, y recordó que la medida es una respuesta al bloqueo de 300.000 millones de dólares de reservas de divisas que Rusia tenía en el extranjero, decidido por las potencias occidentales como represalia por la ofensiva en Ucrania.


"Nadie nos regala nada. Nosotros tampoco vamos a hacer beneficencia. Si no hay pagos, se suspenden los contratos", enfatizó.


"Entregamos nuestros recursos a los consumidores europeos, en este caso gas. Ellos recibieron el gas, nos pagaron en euros y luego congelaron esos pagos. Tenemos fundamentos para considerar que una parte del gas ha sido entregado a Europa, de hecho, gratis", añadió.


Este anuncio es de una enorme sensibilidad para la UE, que importa el 90% del gas que necesita, con Rusia siendo su mayor proveedor con el 40% de los envíos.


Uno de los países más afectados es Alemania, que importa de Rusia el 55% del gas que consume y que necesita, entre otras cuestiones, para mantener operativa a la mayor economía europea.


Por eso uno de los primeros en reaccionar fue el canciller alemán, Olaf Scholz, quien aseguró que tanto su país como el resto del bloque seguirán pagando el suministro en euros y dólares.


"Está escrito en los contratos que los pagos se hacen en euros y a veces en dólares", explicó Scholz en conferencia de prensa con su homólogo austríaco, Karl Nehammer.


"Le dije claramente al presidente ruso que las cosas seguirán así", agregó, citado por la agencia de noticias AFP, en referencia a una conversación telefónica que mantuvo ayer con Putin.


El ministro de Economía francés, Bruno Le Maire, pidió anticiparse al escenario en el que no habrá más importaciones desde Rusia:


Por su parte, el jefe de la oficina de la Presidencia de Ucrania, Andriy Yermak, consideró que el Kremlin "declaró la guerra del gas" con su anuncio.


"Occidente ahora debe responder con la mayor dureza posible, abandonando los recursos energéticos de Rusia", instó, según reprodujo la agencia de noticias local Ukrinform.


Las bolsas europeas también reaccionaron al anuncio de Putin y cerraron a la baja, preocupadas de un inmediato corte en los suministros de gas.


El índice Dax en Francfort perdió 1,31%, el madrileño Ibex 35 cedió 1,23% y en París el CAC 40 cayó 1,21%. En Milán el retroceso fue de 1,10% y en Londres de 0,83%.


La empresa estatal rusa Gazprom viene informando que hasta el momento mantiene el mismo nivel de envíos a Europa, pero los países de ese continente buscan proveedores alternativos, como Qatar, que ya firmó un acuerdo para suministrarle gas a Alemania, o el propio EEUU que aumentó su envío de gas natural licuado a Europa.


Esta búsqueda de otros mercados y principalmente la incertidumbre por la producción en medio de la guerra y las sanciones disparó el precio del gas y también del petróleo, del que Rusia también es uno de los principales exportadores mundiales.


Ante este juego de oferta y demanda, el presidente de EEUU Joe Biden anunció la liberación de un millón de barriles por día de sus reservas estratégicas durante seis meses en un intento por reducir su precio.



TE PUEDE INTERESAR