Libertador Noticias

Home Locales Primeras egresadas de la carrera de Odontología en la UAP
Primeras egresadas de la carrera de Odontología en la UAP
  • Compartir
  • 78

Primeras egresadas de la carrera de Odontología en la UAP

La Universidad Adventista del Plata ofrece una amplia pluralidad de opciones educacionales; Odontología, constituye una de las más nuevas de la institución.


Las graduandas María Eugenia Méndez y Florencia Liernur, de la primera generación de odontólogos recibidos en la Universidad, quienes el pasado 17 de marzo han realizado su matriculación en el Colegio de Odontólogos de Entre Ríos.

Así, las jóvenes compartieron cómo ha sido su experiencia en el cursado y en la institución.


—¿Qué las llevó a elegir esta carrera en la UAP?

M: Estudio Odontología de vocación, toda la vida quise ser odontóloga. Allá en Uruguay me atendía y siempre que iba me ponía a jugar a que yo era la odontóloga y mi hermana era mi paciente en los ratitos libres que teniamos. Yo soñaba ser lo que era mi dentista y siempre que me preguntaban respondía lo mismo: que siempre me había gustado la Odontología. Así fue cuando terminé el secundario en Uruguay, empecé a estudiar allá, ya que en ese entonces no estaba la carrera en la UAP. Sin embargo, comencé a tener serios problemas con poder respetar el sábado y que ellos aceptaran que yo era adventista. Fueron varios los motivos que me llevaron a decidir dejar la facultad allá e increíblemente me entero de que se estaba por abrir la carrera acá, en la UAP. Así que estuve un año haciendo el preuniversitario y luego, por la gracia de Dios, la carrera finalmente se abrió y comencé.

—¿Qué relación han tenido con sus docentes y compañeros?

F: Entre mis compañeros hemos desarrollado una relación como hermanos; si bien éramos pocos, encontramos en ello la virtud de poder unirnos más; todos ellos muy solidarios entre unos y otros, por lo que agradezco a Dios el grupo que me ha tocado. Los profesores también han sido muy dedicados en ayudarnos, comprometidos en la personalización de la enseñanza de la cual no es posible en una universidad con cientos de estudiantes. Dios abrió las puertas para que gente de un alto nivel de profesionalismo estén dando clases acá.

M: La relación con los docentes siempre ha sido muy buena, hemos tenido profesores excelentes, capacitados y comprometidos con la enseñanza y la universidad. Y eso se notó en el nivel de profesionalismo que ellos tenían, por lo tanto, todas las materias que tuvimos fueron muy llevaderas. Si bien la exigencia fue fuerte se compensaba con el aprendizaje que llevamos. Con mis compañeros tenemos una muy buena relación, se formó un grupo muy unido entre varios estudiantes extranjeros que nos permitió tener más culturalización y varios idiomas que lo volvió a su vez muy interesante.

—¿Han participado en alguna actividad misionera, social o encuentros de cualquier índole de la UAP?

M: Sí, he participado en varios grupos. Estuve varios años en el Grupo Misionero Jess, luego asistí a dos grupos misioneros que abrió nuestra carrera, uno de ellos Smile y Cerro Pajonal. Ese lado misionero que te aporta la universidad es muy interesante porque uno puede ver su ayuda profesional abocada a otro tipo de necesidad totalmente diferente a lo que se piensa. Estuvimos en varias salidas misioneras que se organizan en la carrera, que son dos o tres veces al año, conocida como Misión Posible, que docentes y estudiantes de cuarto, quinto y sexto año, es decir, jóvenes que ya pueden iniciar en las prácticas sobre pacientes, nos vamos por varios días hacia un pueblo de acá de Entre Ríos con la intención de hacer actividad odontológica, como arreglos, extracciones, operatoria y prótesis para gente que no tiene la posibilidad de hacérselo en otro lugar. Una de las actividades que nunca me voy a olvidar que me aportó la UAP fue la experiencia de poder ayudar y apoyar a las personas llevando nuestra profesión junto con el mensaje de Dios.

—¿Cómo definirían su experiencia en la institución?

M: Fue una experiencia muy linda y enriquecedora la verdad. Me ayudó mucho el haber pasado por la institución para crecer en lo académico, pero también en lo personal, sobre todo con mi relación con Dios.

—¿Qué mensaje les darían a los jóvenes que están estudiando y que tienen pensando ingresar a su carrera?

F: Les diría que, si les gusta el arte, las ciencias, la anatomía y los conocimientos del cuerpo en general, y si además les gusta hacer trabajos manuales e investigar, la carrera de Odontología es muy interesante. Si bien los primeros años son muy teóricos puesto que se dan las bases de la carrera, luego se empiezan a hacer muchas prácticas clínicas que permiten desarrollar habilidades que, a su vez, también se pueden ir puliendo con el avance de la carrera.



TE PUEDE INTERESAR