Libertador Noticias

Home Sociedad El argentino que “la vio” dos veces y hoy maneja un imperio de la alimentación en EE.UU.
El argentino que “la vio” dos veces y hoy maneja un imperio de la alimentación en EE.UU.
  • Compartir
  • 58

El argentino que “la vio” dos veces y hoy maneja un imperio de la alimentación en EE.UU.

  • - 2022-05-05 - Modificado el 2022-05-05

Alberto González (57) dirige una de las principales distribuidoras orgánicas de ese país. Su otra especialidad innovadora y la novia famosa que tuvo en los 90.


Se podría decir que Alberto Gonzalez (57) “la vio”. Y la vio dos veces. La primera, cuando en plenos 90 se especializó en “cambio organizacional”, un concepto que años después se metería de lleno en el mundo empresarial. La segunda, a fines de esa década, cuando se volvió loco con otro concepto, prácticamente desconocido: la agricultura orgánica. Hoy, la unión de ambos lo tiene como el líder de un imperio de la alimentación en Estados Unidos.

González no es la de tantos que salieron desesperados de Argentina en busca de un futuro en EE.UU.  “Estaba un poco agotado de remar en dulce de leche y de los cambios en las reglas de juego”.

Sus amigos le dijeron que estaba loco. Porque el negocio que empezó a cranear a principios del 2009 era un restaurante 100% orgánico en Manhattan.

“Estados Unidos es el país más enfermo de los más desarrollados del mundo. En ese momento, hice un estudio de factibilidad para ver qué opinaba la gente. Y en los de mayor poder adquisitivo y educación había interés en comer comida más sana”, detalla de los pasos de su plan de negocios.

En la Costa Oeste, el desarrollo era mayor. Pero no en la Este. Así que, asegura, “tomé riesgos para mostrar resultados en un mercado que estaba en la infancia”. Buscó y encontró socios y el 1° de mayo de 2006 inauguró GustOrganics en pleno Manhattan.


“Estoy convencido de que se le puede dar de comer al mundo entero con prácticas más saludables para las personas y para el planeta. Hay un estudio que hizo el Rodale Institute (NdR: un centro de investigación sobre producción orgánica en EE.UU.) que comparó con la agricultura convencional, y demostró que la orgánica tiene mejores rindes y productos de calidad”, enfatiza.

En Estados Unidos el mercado orgánico sigue siendo de nicho y representa un 5% de la superficie cultivada, “pero un 7,5% si lo considerás en dólares vendidos. Es el sector de la alimentación que más crece, también de la mano con todo lo que es plant-based”.

Esos productos son los que ACE recibe en su centro de distribución, lo guardan en su enorme almacén y luego venden a centenares de clientes como restaurantes, bares, comedores de empresas y universidades, entre las que se cuentan las famosas Yale y Columbia.


“Estoy convencido de que se le puede dar de comer al mundo entero con prácticas más saludables para las personas y para el planeta. Hay un estudio que hizo el Rodale Institute (NdR: un centro de investigación sobre producción orgánica en EE.UU.) que comparó con la agricultura convencional, y demostró que la orgánica tiene mejores rindes y productos de calidad”, enfatiza.

En Estados Unidos el mercado orgánico sigue siendo de nicho y representa un 5% de la superficie cultivada, “pero un 7,5% si lo considerás en dólares vendidos. Es el sector de la alimentación que más crece, también de la mano con todo lo que es plant-based”.

Esos productos son los que ACE recibe en su centro de distribución, lo guardan en su enorme almacén y luego venden a centenares de clientes como restaurantes, bares, comedores de empresas y universidades, entre las que se cuentan las famosas Yale y Columbia.

Me duele la Argentina. Tengo muchos amigos empresarios y es muy difícil cuando hay un cambio de reglas permanente. Amo a mi país, todos los días leo los diarios, escucho radio Mitre, pero no termino de entender cómo se pueden hacer negocios y prosperar en este país con tanta incertidumbre y volatilidad”.

Y marca otros dos temas centrales: la educación y la seguridad. “Son pilares de un país que tiene que funcionar. Si prestás atención, en la mayoría de los países que funcionan bien, al gobierno va la gente más capacitada. Pero en Argentina da la sensación de que pasa lo contrario



TE PUEDE INTERESAR