Libertador Noticias

Home Policiales Crimen brutal en José C. Paz: del roce con una moto a una batalla campal con una patota
Crimen brutal en José C. Paz: del roce con una moto a una batalla campal con una patota
  • Compartir
  • 51

Crimen brutal en José C. Paz: del roce con una moto a una batalla campal con una patota

Fue en medio de una batalla campal que se desató en el cruce de Hipólito Yrigoyen y Julián Martel en circunstancias que se investigan; las autoridades tendrían identificado a quien le asestó el ataque mortal a la víctima.


Una impresionante batalla campal terminó con el asesinato de un hombre de 48 años en una estación de servicio de José C. Paz. El hecho, que trascendió en las últimas horas, ocurrió el domingo cuando dos grupos se enfrentaron a las trompadas en el establecimiento ubicado en Hipólito Yrigoyen y Julián Martel, en circunstancias que se investigan.

Según informó LN, las personas involucradas se encontraban reunidas en una pizzería y en un quiosco cercanos a la playa de estacionamiento cuando, por motivos desconocidos, comenzaron una discusión que rápidamente derivó en violencia física.


Las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad de la estación de servicio hasta la que se trasladaron ambos grupos dieron cuenta de la violencia con la que se desarrolló el enfrentamiento. Durante la secuencia, se observa cómo más de una decena de personas se dieron golpes de puño, patadas y arrojaron todo tipo de objetos contundentes a lo largo y ancho del establecimiento.


En ese contexto, en la parte inferior del video se aprecia el momento exacto en el que la víctima de 48 años, un hombre vestido con una camisa blanca, recibió una patada voladora en la zona del abdomen y fue golpeado por varias personas a la vez, por lo que cayó sobre el concreto.


Al verlo en el suelo, varias personas se acercaron rápidamente y se sumaron a la golpiza. Entonces, uno de los agresores llegó con una piedra en la mano y con ella le pegó al menos tres veces en la cabeza al hombre y luego se la pisó. Segundos más tarde, tanto él como los restantes miembros de su grupo escaparon y lo dejaron agonizando.


La secuencia termina con el arribo al lugar de varias mujeres -que serían las novias de los involucrados- que intentaron asistir al hombre y dieron aviso a las autoridades.


Luego del traslado de personal de emergencias al lugar, la víctima fue derivada con vida hasta el hospital Domingo Mercante de José C. Paz, donde falleció a las pocas horas como consecuencia de las lesiones sufridas. Según se informó, se lo identificó como Adrián Ramón Bustamante, quien era casado y tenía un hijo.


Por el hecho comenzó una investigación en el marco de la cual las autoridades ya habrían identificado a la persona que le asestó los golpes mortales a Bustamante. En el caso, caraculado como “Homicidio”, inverviene el doctor Daniel Moccia, fiscal de la Unidad Funcional N° 23 de Malvinas Argentinas, dependiente de los tribunales de San Martín.


“Éramos cuatro contra 20 asesinos”

En diálogo con Diego, quien es amigo de la víctima y se encontraba en el lugar de los hechos, dio su versión acerca del origen de la pelea y sobre su posterior desarrollo.


“Estábamos festejando el cumpleaños de uno de nuestros amigos y al momento en el que termina la fiesta mi hermano baja para alcanzar a uno de mis amigos a la casa. Cuando viene caminando por este sector [el playón de la estación de servicio], una motito negra, con dos individuos masculinos que no superarían los 25 años, lo pasan bien rasante y él, en modo irónico, les dice: «¡¿Eh, me quieren robar?! » ”, relató.


De acuerdo con Diego, en ese momento comenzó una discusión entre los tres y fue entonces cuando Bustamante y él se acercaron al lugar para tratar de desactivar el conflicto. “Ellos se van, pero después cruza una manada como de 15 o 20 personas dispuestas a arrebatar a lo que se cruzaba en su camino”, aseguró y agregó: “Éramos cuatro adultos mayores y cuatro mujeres contra 15 o 20 asesinos”.


El joven contó que muchos de los agresores tenían piedras de gran tamaño, las cuales usaron para asesinar a la víctima, golpear a sus amigos e incluso destruir los autos que estaban estacionados en la estación de servicio. “Esto duró como 20 minutos y éramos cuatro contra 15 o 20 haciendo lo que se podía, pero yo nunca abandoné a Adrián”, indicó.


Finalmente, recordó a Bustamante como una persona “trabajadora” y “un luchador”. “Él vino de La Rioja a trabajar acá. Se ganó la vida y ahora que podía vivir bien se dan el lujo de quitarle la vida un par de desgraciados que ni siquiera tuvieron la valentía de venir a hablar. Un montón de ellos son menores de edad”, concluyó.




TE PUEDE INTERESAR